Oraciones efectivas y poderosas por la Sanidad

Se entiende por sanidad el estado en que los seres vivos están sanos o disfrutan de buena salud. Por consiguiente el diccionario define la salud como el “Estado en que un ser u organismo vivo no tiene ninguna lesión ni padece ninguna enfermedad y ejerce con normalidad todas sus funciones”, mientras que la Organización Mundial de la Salud dice, que “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social«.

Ahora bien, ésta sanidad que involucra el alma y el cuerpo es otorgada al acercarse y rendirse ante Dios, principalmente pidiendo perdón por los propios pecados y los pecados del mundo entero, y  perdonándose así mismos (para sanar el corazón). También es necesario comprender que las enfermedades no son enviadas por Dios. Al contrario, pues ningún padre  colocaría en su hijo enfermedad alguna para que corrija sus errores, pues mucho menos lo haría Él  y además pensarlo sería blasfemia, lo que no permite que se pueda otorgar milagros.

La Biblia y la Sanidad

Se consiguen en la Biblia muchos versículos que dan ejemplo de sanidad. Dios es y seguirá siendo el mismo de ayer, hoy y siempre y su poder no cambiará. Confiados en esto podemos creer en su infinita Misericordia para dar sanación. Como lo dice san Marcos (16:17-18): “Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; tomarán en sus manos serpientes; y, cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y estos recobrarán la salud”.

O como está escrito en libro del Éxodo (23:25) “Adora al Señor tu Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Yo apartaré de ustedes toda enfermedad”. A través de éstas palabras se expresa una importante promesa, mantener salud, siempre y cuando tengamos presente en todo momento el amor y la alabanza a Dios, estando siempre fieles a sus mandatos.

Oración Para Pedir La Salud Del Prójimo

La Palabra de Dios nos enseña y nos invita a orar, a pedir con fe y devoción porque se nos dará. Él vigila que su palabra sea cumplida. Con ésta esperanza acudimos al Padre Celestial diciendo:

“Padre eterno, dador de amor y bondad, de paz y fortaleza. Santo Dios fiel y verdadero, mira a mi hermano y a mi hermana que desde el fondo de su corazón gritan en desesperación por una respuesta. TÚ ERES EL DIOS DE LOS MILAGROS, el que abre camino en medio de la mar y que  levanta al pobre y al necesitado. Te pedimos que tu maravillosa luz llene la vida de aquel que te necesita, de aquel que en este momento está clamando por una respuesta. Señor, da libertad, sanidad, quebranta el poder del enemigo. Saca a mis hermanos de toda confusión, abre los ojos de los hijos para que se vuelvan a sus padres, sea desecha toda división familiar. Sana a niños que estén sufriendo en los hospitales. Sana a aquellas personas que sufren de una aflicción que atenta contra sus vidas. Especialmente en este día, te pedimos que des fuerza, entereza, paz y multipliques la alegría de (nombre de la persona aquí). Da sanidad completa a su cuerpo”.

Ponemos todas estas peticiones ante ti Padre, en El Santo Nombre de tu Hijo, Jesús.

Oración Milagrosa Para Pedir Sanidad

Muchas veces para lograr la salud física necesitamos hallar primero la salud espiritual, ya que toda enfermedad tiene su casa y muchas de esas causas provienen del alma y del espíritu del ser humano, y por consiguiente en última instancia son somatizadas por el cuerpo. Te presentamos una oración completa para conseguir ese equilibrio necesario entre cuerpo, mente y espíritu.

“Padre Celestial te pido que abras mis ojos y mi entendimiento para ver las verdades que me quieres mostrar, permite que mi vida y mi forma de ver la salud sean transformadas. Entrena mis oídos para oír con fe y valor para tomar la determinación y así decidir rendir todo mi ser a ti señor, para vivir en el perfecto estado de salud en el diseño que habías determinado para la creación antes de la caída de Adán, te pido en nombre de Jesús que me enseñes mis iniquidades, para comenzar a ser libre de todas las maldiciones generacionales que han desencadenado enfermedades en mi espíritu, alma y cuerpo. Señor reconozco mis faltas, reconozco que la falta de perdón han tocado mi corazón, reconozco que el resentimiento están dentro de mí, te pido que me ayudes a sacar todo esto que ha dañado mi alma, espíritu  y cuerpo. En nombre de Jesús te pido ser libre y saques todo lo que ha generado  en mí ser una cadena de enfermedades. Señor remueve las enfermedades de mi  cuerpo, y  dame la sanidad, trasmíteme vida de tu espíritu en nombre de Jesús. Señor en tu nombre echo fuera toda raíz de enfermedades que están en mi cuerpo, todo aquello que desencadenó bacterias, virus, en mi organismo en tu nombre declaro que salen ahora mismo, y declaro sanidad en mi cuerpo, en mi alma, y en mi espíritu. Me declaro [email protected] para trabajar en la obra, y  en el ministerio. En el poderoso nombre de Jesús amén”. Amén

Oración Para Pedir Milagro De Sanidad

Confiados siempre en Dios y aceptando con amor su voluntad se verán muchos milagros concedidos. Acercándonos a Él con humildad, mucho fervor y esperanza, nos atrevemos a decir:

“Padre Dios Todopoderoso, fuente de la salud y del consuelo, que has dicho “Yo soy el que te da la salud”. Acudimos a ti en este momento en el que por la enfermedad experimentamos la fragilidad de nuestros cuerpos. Ten piedad Señor de los que están sin fuerza, devuelves la salud y quedaran sanos. Has efectivos los tratamientos médicos. Líbrales de los efectos secundarios de la medicina y has que lo que la medicina no puede hacer. Realiza un milagro de tu amor y concédeles la salud del cuerpo, la paz en el alma, para que libres de toda enfermedad y recobradas las fuerzas, puedan servirte mejor a ti y a nuestros hermanos. Lo pedimos en el nombre de tu Hijo Jesucristo, con la Virgen María nuestra madre, orando en la fuerza del Espíritu Santo, a ti que vives y reinas por los siglos de los siglos”.

Amén.

Oración Ferviente Para Pedir Salud

El poder de la palabra es tan grande, capaz de atraer o conseguir milagros. dicen que el poder de la palabra es milagroso. El hecho de afirmar algo y decirlo repetidas veces con mucha seguridad, hará que suceda casi como un milagro. Te invitamos a que coloques todas tus penas en manos de Dios y repitas con total confianza y seguridad la siguiente oración:

“Mi buen Jesús, te alabo y adoro, te amo con todo mi corazón y agradezco tu entrega por nosotros en la Cruz, acudo ante Ti sabiendo que estás siempre a nuestro lado que todo lo ves, todo lo sabes y nunca abandonas. Tú que concedes vida en abundancia y eres medico verdadero y dador de salud, Tú que eres el Buen Pastor y cuidas de tu rebaño te ruego que desciendas y concedas tu protección y amparo a este ser querido que tanto padece por su enfermedad, apelo a tu infinito Amor, a tu bondad y clemencia, y solicito la gracia de la salud para… (nombre del enfermo). Tu que dijisteis: «Yo soy la Resurrección y la Vida», que recibiendo y llevando en Ti mismo nuestras enfermedades, curabas las dolencias y males de cuantos se te acercaban; a Ti acudo lleno de esperanza, lleno de seguridad, para implorar de tu Sagrado y Divino Corazón. Señor Jesús compasivo, que al ciego de Jericó, que sentado junto al camino te decía en alta voz: «Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí», le respondiste: «Recupera tu vista, tu fe te ha salvado», y al momento pudo ver, te pido con toda mi fe: Señor, devuelve la salud a (Nombre del Enfermo). Omnipotente y sempiterno Dios, eterna salud de los que creen, escúchanos en bien de tus siervos enfermos, por quienes imploramos el auxilio de tu Misericordia; a fin de que recobrada la salud, te den en tu Iglesia ferviente acción de gracias”. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea (AMEN).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies