Oraciones para pedirle milagros a las Santas

En la religión Católica desde épocas antiguas han existido personas que su vida han estado llena de mucha fe y religiosidad, que sobresalen del resto de los creyentes habituales. Estas son las Santas Milagrosas  que han estado muy cerca de Dios por su gran pureza, entrega y su dedicación al prójimo que son dignas de admiración.

La vida de estas Santas son historias que cuentan de su gran devoción  y que durante su vida realizaron milagros aun después de muertas y que aun hasta la fecha siguen demostrando sus hazañas a los devotos fieles a ellas y que no pueden ser explicados por razones habituales, sus habilidades extraordinarias siempre fueron atribuidas a la conexión de ellas directamente con Dios. 

Quiénes son y cuál es su misión en la vida católica

Son figuras de las iglesias a quienes les atribuyen distintos milagros que benefician a los creyentes fieles al señor Todopoderoso. La misión de ellas es transmitir lo que nuestro Señor quiere decir al mundo y es que cada creyente en la tierra conociera la misericordia de Dios.

También es bueno decir que la santidad consiste en proporcionar al pueblo de Dios un modelo de cómo fue la vida de estas Santas y de las que vale la pena contemplar e imitar, ya que en ellas se refleja la profundidad de su vida espiritual y el camino hacia la perfección cristiana.

Además, Dios las colmó de grandes y sorprendentes dones de piedad y sabiduría del misterio Divino de la Misericordia, desde revelaciones, estigmas, visiones, los dones de profecía, de saber leer las almas y la gracia de formar una unión estrecha directamente con Dios.

Como a través de las santas milagrosas aumentamos la fe cristiana

A lo largo de la historia, es bueno recordar la fe que nos da Dios misericordioso a todos sus fieles creyentes y que a través de las santas nos los están enseñando constantemente y que de manera muy simple no acercan a la Divina Misericordia, promoviendo nuestra fe cristiana y engrandeciendo el espíritu y confianza en nuestro señor.

Milagros de algunas Santas Católicas

Además de describir la pureza y fidelidad de estas santas milagrosas y que contribuyen directamente con nuestro señor, para fortalecernos en alma y espíritu, aumentando nuestra fe, interceden para que nuestros problemas y dificultades de nuestra vida diaria sean resueltos y poder tener paz y lograr solucionarlos.

Por ello se hace necesario recordar que cada Santa tiene un milagro al que le atribuyen su bondad, pero debe quedar bien claro que el poder que ellas realizan en conceder el milagro, no es directamente de ellas que se obtienen, sino del poder de Dios que a través de las Santas se logran conceder. Es por ello que la beatificación y la canonización y por parte del cristianismo se realiza una validación de su santidad cristiana y que tal santidad se debe a los distintos milagros que se les atribuyen en vida y después de muertas.

 Oraciones a las Santas

 Oración a Santa Rita, santa de lo imposible

Bajo el peso del dolor, recurro a ti, santa Rita,
tan poderosa con Dios, con la certeza de ser respondida.

Libera mi pobre corazón de las ansiedades que lo oprimen
y devuelven la paz a mi espíritu agobiado.

Tú que has sido establecido por Dios como el defensor de las causas desesperadas,
dame la gracia que te pido.

 (Expresa el favor que quieras)

 Si mis pecados son un obstáculo para cumplir mis oraciones,
consígame la gracia del arrepentimiento y el perdón en el sacramento de la reconciliación.

No me permitas derramar lágrimas de amargura por más tiempo.

Oh Señor, recompensa mi esperanza en ti
y daré a conocer en todas partes la grandeza de tu misericordia hacia los afligidos.

Oh Rita, admirable esposa del Crucificado que te dio una de las espinas de su corona,

Ayúdame a vivir bien y a morir bien.

 Oración con Santa Cecilia

 La pureza del ángel es el compartir brillante,
su inmensa felicidad nunca debe terminar;
Pero sobre los serafines tienes la ventaja:
¡puedes ser puro y puedes sufrir!

Cecilia, préstame tu dulce melodía:

¡Me gustaría convertir tantos corazones a Jesús!
Como tú, me gustaría sacrificar mi vida,
me gustaría darle toda mi sangre y mis lágrimas.
Hazme probar, en la orilla extranjera.
¡El perfecto abandono, este dulce fruto del amor!
¡Oh santo de mi corazón! Pronto, lejos de la tierra,
hazme volar cerca de ti, sin retorno.

Santa Teresa del Niño Jesús y la Santa Faz

 Oración a Santa Teresa de Calcuta

 Beata Teresa de Calcuta, deseando ardientemente amar a Jesús como nunca antes había sido amado, te entregaste completamente a Él, sin negarle nada. En unión con el Corazón Inmaculado de María, aceptaste la llamada de Jesús para saciar su infinita sed de amor y de almas y así ser portadora de su amor por los más pobres entre los pobres.

Con confianza llena de amor y abandono total cumpliste su voluntad, testimoniando la alegría de pertenecerle a Él totalmente. Te uniste tan íntimamente a Jesús, tu Esposo crucificado, que Él, suspendido en la Cruz, se dignó compartir contigo la agonía de su Corazón.

Beata Teresa, tu que prometiste traer continuamente la luz del amor a aquellos que viven en la tierra, intercede para que también nosotros deseemos saciar la ardiente sed de Jesús amándole apasionadamente, compartiendo sus sufrimientos con alegría y sirviéndole de todo corazón en nuestros hermanos y hermanas, especialmente en aquellos que, más de todos, son “no amados” y

“no deseados.” Amén.

 Oración a Santa Bernadette de Soubirous

 ¡Oh bienaventurada Bernardita!

Acuérdate que la Virgen
te dijo en la Gruta:
«Ruega por los pecadores»,
para que se conviertan
y hagan penitencia.

Ruega por mí, pecador,
para que Dios perdone mis pecados.

Ruega por mí a María Inmaculada,
pues confío en que te concederá
cuanto la pidas,
porque fuiste su confidente
en la Gruta de Lourdes.

Así como Ella te prometió
«hacerte feliz en el otro mundo»,
te concederá que hagas felices
a los que devotamente acudan a ti.

A ti, pues, acudo humildemente,
suplicándote no me dejes
ni me abandones
hasta verme contigo en el cielo.

Amén.

 Oración por la intercesión de Santa Bárbara cuando hayas sufrido una injusticia durante su vida

 Santa Bárbara, tu coraje es mucho más fuerte que las fuerzas de los huracanes y el poder del alivio. Permanece siempre a nuestro lado para que nosotros, como tú, podamos enfrentar todas las tormentas, guerras, pruebas y tribulaciones con la misma fortaleza con que te enfrentaste a la tuya. Oh, hermosa doncella, una vez encarcelada en una torre alta, protégenos de los rayos y el fuego que se libra en el cielo y la discordia de la guerra. Manténganos alertas y protégenos de los peligros que nos rodean. Santa María Madre de Jesús intercesora por todos nosotros; Oramos para asegurarnos de recibir los Sacramentos de Penitencia y la Sagrada Eucaristía a la hora de nuestra muerte. Por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies