Oraciones sencillas para comunicarse con Dios en la mañana

Cada día al despertarnos es como si se renace, porque han transcurrido horas de inactividad donde nuestra consciencia está aletargada y no se realiza ninguna actividad de manera voluntaria. Por eso al despertar cada día se debe agradecer a Dios por un día más que nos permite tener vida terrenal y para pedirle sus bendiciones para el día que empieza.

Importancia de orar en la mañana

Su importancia radica en que la conversación con Dios infunde fuerzas espirituales y otorga paz para emprender todas las actividades diarias y son una especie de bálsamo protector ante las adversidades que puedan presentarse durante la jornada diaria.

Motivos para orar en la mañana

Aun cuando se debe orar continuamente y en cualquier momento a Dios y no solamente en momentos de necesidad, el momento de despertar por lo general es un tiempo de tranquilidad mental, donde todavía las rutinas diarias con sus pequeños problemas o con sus grandes satisfacciones no se han hecho presentes, de tal manera que es un momento en el cual nuestra mente está tranquila y libre de distracciones y a quien mejor dedicarle esos minutos que al ser más importante como lo es Dios.

A través de la oración afianzamos nuestro contacto con Dios y si todos los días al levantarnos se recurre a Él de manera espontánea, sin el apremio que produce un dolor, una necesidad o una inquietud, con seguridad Dios nos conducirá por el camino más certero para encontrar felicidad, paz y el amor que Él otorga.

Prolongación de la oración matutina

Al orar a primeras horas del día se está garantizando un día lleno de bendiciones y se sentirá que el día es diferente y mejor que otros momentos anteriores. Al iniciar el día con una oración nos conlleva a agradecer a Dios por todas las acciones que se ejecutarán durante el día, desde dar gracias por los alimentos que recibimos, dando gracias por la oportunidad de tener un trabajo, por tener salud, por la mejoría en caso de enfermedad, por permitir disfrutar de algún beneficio y aun por cualquier adversidad que se presente.

La oración de la mañana nos fortalece espiritualmente dándonos la oportunidad de entender las necesidades de los demás, con sus inquietudes y tristezas que muchas veces no nos atañen, pero que con nuestra ayuda pueden salir adelante y acercar también ellos a Dios.

Al igual que necesitamos el alimento material para sostenernos físicamente durante el día, también requerimos el alimento espiritual para mantener nuestro contacto continuo con el Creador y tener la solidez para vencer dificultades terrenas y espirituales.

¿Qué significado tiene la Oración en la mañana?

Por medio de la oración en la mañana entregamos Dios nuestras actividades diarias para que se realicen según la voluntad divina. Durante estos momentos de acercamiento a Dios, además de agradecerle, se debe colocar a disposición de Dios todo lo que se tiene planificado hacer en ese día y como se está plenamente consciente que se hará según su voluntad, se debe estar claro que puede haber cambios en dichos planes sin que eso trastorne nuestra paz ni reclamemos por ello.

La Oración de la mañana tiene un especial significado porque llaga a constituir la primera actividad diaria y qué mejor trabajo que dedicar unos momentos a recibir en nuestra casa y en nuestra habitación una visita especial como lo es Dios y entablar una conversación con Él, para lo cual no tenemos que hacer difíciles preparativos, sencillamente debemos presentarnos tal como somos, dispuestos a escucharlo y dispuestos a hablarle de nosotros mismos y de nuestros seres queridos.

¿Por qué rezar por la mañana?

Al levantarnos cada día y encontramos con quienes conviven con nosotros lo primero que hacemos es darles un saludo y manifestarles nuestros deseos porque tengan un buen día y especialmente se hace con nuestros progenitores.

Si Dios es nuestro progenitor principal y fundamental, lo más lógico es que se le salude antes que a otros y conversemos con Él al apenas iniciar el día. De esa manera manifestamos efectivamente nuestro aprecio a Dios y que está presente en nuestro pensamiento en todo momento y de forma especial al despertar. Al rezar en la mañana, Jesús estará ayudándonos durante todo el día a superar dificultades, a darnos empuje cuando se está apunto de decaer y a reconocer los pequeños aportes que podamos hacer en beneficio del prójimo.

La recompensa que se tendrá será una jornada plena de bendiciones para uno mismo y para su familia, para los compañeros de trabajo, para los vecinos y en general para todo el entorno que nos rodea.

Si a pesar de hacer la oración de la mañana se presentan dificultades, se debe tener presente que pedimos siempre por que se haga la voluntad de Dios y posiblemente su voluntad sea que se presenten algunas dificultades que con seguridad fortalecerán nuestras mentes y ayudarán a la salvación bien de nuestro espíritu o bien el de un ser apreciado por cada quien.

A manera de reflexión

Se debe recordar que la Oración en sí no es un instrumento milagroso; además de orar se debe poner de parte de cada quien la firme promesa y voluntad de establecer cambios en nuestra vida de ser necesarios. Se debe llevar un ritmo de vida acorde con nuestra entrega y amor a Dios.

No se debe hacer oración en la mañana y esperar que todo lo demás corre a cuenta de Dios. Mal podemos orar al despertarnos y después pasar el día haciendo daño a los demás, causando problemas, maldiciendo, incumpliendo deberes, entre tantos otras cosas. Se debe ser consecuente con los que decimos ante Dios y le prometemos hacer.

Algunas Oraciones para rezar en la mañana

Oración 1:

Para dar gracias Dios por un nuevo amanecer
Dios mío, este día que comienza
Te doy profundas gracias por arroparme bajo tu hábito
Y permitirme la felicidad de gozar un día más de vida.

Gracias de ante mano por los dotes y experiencias
Que en tu nombre yo hoy recibiré y te pido
Que me bendigas para que pueda yo gozar
De la protección que solo tú puedes
Brindar a los que en ti colocamos
Nuestras esperanzas. Amén.

Agradecimiento por nuevo día

Te doy gracias Dios mío por este nuevo día
Que tú me has permitido vivir. Gracias de todo
Corazón por darme la gracia de poder disfrutar
Del milagro de la creación y te pido que me acompañes
En estas horas venideras hasta que caiga la noche.

Has que tu santo hijo me acompañe y guía mis pasos
Debidamente para que yo me aleje del pecado
Y encuentre le camino que me
Llevará directo a ti. Amén.

Oración 2:

Para la protección matutina
¡Dios todopoderoso!
En este glorioso día que tú me has permitido vivir
Yo pido tu santa protección para que me vea
Agraciado de los dotes que solo tú puedes otorgar.

Libera el mal de mi presencia en estas horas y haz
Que en mi corazón renazca ese sentimiento bondadoso
Que todos buscamos.

Aleja el pecado de mis acciones
Y hazme, cada día, un mejor feligrés. Amén.

 Oración 3:

Protección para enfrentar un nuevo día
Querido señor Jesucristo,
En este nuevo día que comienza a florecer
Yo pido tu mediación para que, con misericordia y benevolencia,
Me protejas de todo aquello con que hoy yo pueda enfrentarme.

No permitas que nada me lastime e intercede en los momentos
En que yo me parte de tu camino glorioso.

Hazme una persona mejor y aleja
El pecado de mi mente. Amén.

 Oración 4:

Oración para iniciar un buen día

Dios todopoderoso,

de quien emana la bondad

y hermosura de todo lo creado;

has que comencemos este día con ánimo alegre

y que realicemos nuestras obras

movidos por el amor a ti y a los hermanos.

Por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo,

quién contigo vive

y reina en unidad con el Espíritu Santo,

por los siglos de los siglos. Amén.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies